A manos de traidores perecen los buenos servidores...

domingo, 15 de abril de 2007

Instituto Marcial de Lorenzana Puerto Azara Por qué? Cómo? Cuándo? Dónde?





Hay muchas maneras de responder estas preguntas. Sin dudar, podría decir: "Porque cuando un amigo me llama, debo estar presente, en el momento que me necesite, como mejor pueda y donde sea".
Hoy intento responder estas mismas preguntas desde otro enfoque, luego de un corto camino recorrido, no por ello poco intenso, para lograr un objetivo que a mi modesto criterio, se convertido en una obligación desde el punto de vista moral y de ciudadano.
Esta historia comienza, cuando al regresar a casa con mi señora la dra. Silvia Demaria, el dia 5 de noviembre del 2006, encontramos en el celular tres llamadas perdidas..de quien? Eran de un amigo, Ale, que ni bien nos vio nos dice: tengo un pedido que hacerles: "Pueden ir a Puerto Azara y armar una escuela a través de la Fundación de la que forman parte?... y pasó a relatarnos el cuadro de situación que ya se ha descripto en posteos anteriores. Entonces le dijimos: "Pará, dejanos averiguar, y ver cómo lo hacemos.." Por suerte empezo por contarnos dónde quedaba Puerto Azara..( con rigor de verdad, ni mi señora ni yo lo sabíamos). También nos contó de la idiosincracia de esa población, nos dijo de las ansias por superarse, del empuje que poseen, de la dignidad con que cuentan y del esfuerzo que realizan para sobrellevar la dura realidad por la que atraviesan, y también de la discriminación a la que estan sometidos.
Esa noche mi señora y yo pasamos soñando e imaginando como hacerlo y cuando. El martes 7 de noviembre nos comunicamos con el rector de nuestra tecnicatura terciaria en Posadas, el Profesor Nelson Quevedo y ese mismo día por la mañana dimos comienzo al proyecto.
Hoy conozco Puerto Azara, su gente, los chicos, a "María" (tábano), al Pastor don Beto, a Silvia Kruchowski, y sé de su fé de sus ganas y logramos el sueño.
Y creo tambien que ayudando a soñar, nosotros tambien renovamos nuestra fé y nuestros propios sueños. Seguramente el camino a recorrer con el Instituto Marcial de Lorenzana Puerto Azara será largo y con dificultades, pero hoy más que nunca estoy seguro que con toda esta gente lograremos crecer como seres humanos y enriquecer nuestros espíritus.

DR. GUSTAVO MARTÍNEZ
FUNDACIÓN MARCIAL DE LORENZANA