A manos de traidores perecen los buenos servidores...

lunes, 1 de octubre de 2007

Nota Diario El Territorio

Reclaman al municipio de Azara que autorice el uso de un terreno para una escuela

:: Está en la zona rural y pertenece a la fundación Lorenzana. Dan clase a unos 40 alumnos en un predio cedido por un vecino

Puerto Azara. A principios de este año comenzó a funcionar en esta localidad un ciclo de la EGB 3 dependiente del Instituto Marcial de Lorenzana, registrado en el Servicio Privado de Educación de Misiones (Spepm).
La dependencia está ubicada a 8 kilómetros del centro de Azara y fue creada para brindar respuesta a la demanda de escolarización de los hijos de los lugareños que en el paraje contaban solo con EGB 1 y 2.
Pero a la escuela le falta un terreno propio para construir un nuevo edificio, puesto que dan clases en una edificación cedida por un vecino.
Por esta razón, ayer se reunieron vecinos y la directora de la escuela, Silvia Demaría, con el intendente local para que les autorice un terreno fiscal que les dio visto bueno el área de Tierras de la provincia.
La directora comentó que las negociaciones no fueron fructíferas porque el alcalde no les cedió la autorización, y ello relega el avance de los proyectos a los que aspiraban para construir un albergue y destinar un espacio a la huerta y los talleres.
La directora comentó que el intendente interpuso una medida en la Justicia para que no se avance con la edificación de ningún establecimiento educativo, “porque ya hay una escuela. Nos niega la tierra a nosotros, pero les está dando a otra gente”.
Según la docente, esta dependencia de la fundación Marcial Lorenzana, dependiente del Servicio Privado de Educación de Misiones (Spepm) es la única alternativa educativa para los chicos del nivel medio, en esta zona rural. En particular, para atender la demanda de los hijos de los colonos y tareferos. Si bien hay otro Polimodal común está ubicado en el ejido urbano de Azara, distante entre ocho y diez kilómetros.Y la institución escolar más próxima de similar característica es el Instituto Pascual Gentilini en San José.
La docente comentó que la matrícula es de 40 alumnos, pero sería más de no ser por la falta de espacio físico y un albergue.
La modalidad es de jornada extendida, y los que terminan el Polimodal egresan con el título de técnico frutihortícola. En la dependencia se dictan talleres pre ocupacionales de carpintería, electricidad, cría de conejos, huerta, producción avícola y construcción.

Proyectos vecinales
La directora manifestó que ya tienen los planos para futuras obras, pero el principal impedimento es no disponer del terreno.
En este sentido indicó que en ese marco preven apartar un espacio para una reserva natural y otro para el desarrollo de emprendimientos de la comunidad. Entre estos mencionó la siembra de diversos productos y la cría de animales, lo que se conjuga en un proyecto de recuperación de la zona, porque la mayoría de los adultos trabaja en la tarefa y en las vacaciones disminuye el trabajo.
Por otro lado, el plantel de docentes fue designado por las autoridades y algunos trabajan ad honorem, a la espera de que cuando la fundación reciba un subsidio se les abone los haberes. También cuentan con el apoyo de vecinos y padres para el mantenimiento del lugar que ocupan como centro educativo.
Demaría también indicó que hace cuatro años la fundación Marcial Lorenzana desarrolla actividades en Misiones, entre ellas dispone de dos tecnicaturas, una en administración en salud y la otra en administración en ecología y medio ambiente, ambas reconocidas por el Ministerio de Ecología y el Ministerio de Salud de la provincia. También dicta capacitaciones en escuelas de Fachinal y Garupá.